¿Te vas? Pero antes...
... activa UN DESCUENTO DIRECTO
del 10% para tu próxima compra de muebles.
Mediante el envío de mi email confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad
premio activado
GRACIAS!!!
el email que has introducido ya había activado este premio
PRUEBA CON OTRO EMAIL
Ver más de muebleselrebajon.es
X

Cómo iluminar correctamente un dormitorio

La iluminación es un componente básico de cualquier estancia. Todas las habitaciones necesitan un mínimo de luz para poder ser útiles. En este caso vamos a ver como optimizar tanto la luz natural como la luz artificial para darle personalidad a la habitación y, de paso, jugar con la decoración.

La iluminación principal

Lo primero que debemos tener en cuenta es la iluminación principal. Es la de mayor potencia y la que ilumina prácticamente toda la habitación, como las lámparas del techo. La luz principal debe estar acorde con la estancia. Para una sala poco espaciosa, usaremos una lámpara pequeña y débil, ya que, de lo contrario, nos puede dañar la vista al rebotar tanta luz en tan poco espacio. En cambio, si usamos una lámpara débil en una estancia grande, no iluminaremos todos los rincones de la misma y nos obligará a forzar la vista.

El color de la luz también es importante.

Un color cálido y tenue es óptimo para nuestras habitaciones, ya que nos ayudará a relajarnos y conciliar el sueño fácilmente.

Por el contrario, si queremos iluminar una estancia donde se realizan distintas actividades, como una sala de trabajo o la cocina, deberíamos buscar un blanco frío, ya que nos estimulará y activará nuestra energía.

Si no nos convence la luz cálida ni la fría, también podemos optar por una tonalidad neutra. Realza la decoración de la habitación y mantiene el estado de ánimo en las personas. Es óptima para zonas en las que necesitemos cierto equilibrio entre la actividad y la relajación, como podría ser una sala de estudio o de lectura. Aunque realmente, este tipo de iluminación se puede utilizar en cualquier tipo de estancia, ya que, como su nombre indica, tiene un efecto neutro y, por tanto, encaja con cualquier estilo.

Esta composición de muebles de salón, sería un buen ejemplo de luz neutra:

Luces auxiliares

Una vez que tengamos decidida la iluminación principal, buscaremos las luces auxiliares. Éstas son, por ejemplo, las lámparas que podemos poner en una mesita de noche o adherida a una mesa de trabajo. La utilidad de las luces auxiliares es iluminar los huecos donde la iluminación principal no llega, como los rincones detrás de un pilar o una zona de trabajo donde nuestro cuerpo bloquee el paso de la luz.

Para la luz auxiliar, es recomendable seguir el mismo protocolo que con la luz principal. Por lo que una lamparita al lado de la cama, conviene que sea cálida, mientras que una mesa de trabajo necesitará un foco de luz fría.

No obstante, esto puede sernos útil a la hora de crear un contraste lumínico. Si por ejemplo tenemos una mesa de estudio en la habitación donde dormimos, lo recomendable sería tener una luz principal cálida y un foco de luz fría o neutra en la mesa. Así podremos usar la luz blanca para trabajar y la luz cálida para relajarnos. Un ejemplo de ello, sería esta composición de muebles para una habitación juvenil:


Desde Muebles El Rebajón de la Ardilla esperamos que esta guía te haya sido de utilidad. Recuerda que puedes visitarnos para adquirir los muebles o accesorios perfectos que combinen con la iluminación de tu casa.

¿Te ha gustado esto? Compártelo:

Cerrar X

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .